¡Amistad!: La mejor medicina

Aprendiendo / salud

Contar con buenos amigos ayuda a mejorar tu estado de ánimo, tu desempeño académico e incluso a prolongar tu vida.

Pasarla bien, reírse, platicar de lo que te gusta o compartir lo que te molesta, son algunas de las ventajas que tiene el tener amigos cercanos.

Pero, además de eso, los amigos pueden contribuir a tu bienestar y felicidad considerablemente. Investigaciones hechas por la Universidad de Bringham Young en Utah, Estados Unidos, demostraron que tener un grupo de amigos cercanos aumenta la posibilidad de sobrevivir en un 50 por ciento. Se descubrió que la cantidad y calidad de los contactos sociales está ligada no sólo a la salud mental sino también a la mortalidad.

Una deficiente vida social llega a ser altamente peligrosa, pues sólo cuando se está conectado con un grupo se siente la responsabilidad por lo demás, y por ende, se tiene un mejor cuidado de sí mismo y se toman menos riesgos. Algo muy importante a destacar es que el contacto cara a cara es el más importante. Con los avances y las comodidades modernas éste se ha olvidado, pero la constante interacción es la que nos da el beneficio principal

Abre tu círculo de amigos

En los años de la primera adolescencia es muy importante tener amigos y ser aceptados por los otros.

Pero cuando se cambia de escuela, de ciudad o, simplemente de salón, muchas veces se complica volver a formar un grupo de amistades. SI esta tarea se te dificulta, sigue algunos pasos que te apoyarán en el camino:

1) Da el primer paso: No tengas miedo de saludar a quienes comparten contigo el salón de clases o las actividades vespertinas, seguramente también ellos buscan encontrar nuevos amigos. Si no te conoce dale tu nombre y pregúntale sobre su música o su
deporte favorito.

2) Sonríe: Trata de tener una expresión relajada y a gradable en todo momento, si haces lo contrario será difícil que alguien quiera platicar contigo.

3) Pon Atención: Cuando alguien platica le gusta ser escuchado, míralo a los ojos y pon atención a lo que te dice.

4) Sé tu mismo: No finjas que eres de otra forma para agradar, serás mucho más aceptado y te sentirás mejor si te comportas deforma sincera.

5) No los olvides: Las amistades sólidas toman tiempo, así que sigue saludando y platicando cada vez que puedas con quienes te rodean, así no te olvidarán.

6) Invítalos: Si te es posible, organicen una salida, puede ser al cine, a un partido de futbol o a tu casa a comer.

Regresar